El abogado y el ángel de la muerte

standard

Un abogado había conseguido acumular en los últimos años una fortuna de tres millones de euros (1). Satisfecho, aquella tarde, solo en el despacho, y tras concluir una compleja opinión legal, introdujo cuidadosamente las claves bancarias en el ordenador y, apoyado en su escritorio, se regodeó con los seis ceros que brillaban en el saldo de su cuenta corriente. ¡Lo había logrado!, después de tantos años de trabajo, no solo se había convertido en uno de los mejores juristas del país, sino que además disfrutaba de una posición económica envidiable que, con seguridad, no pararía de crecer.

 Ciertamente, – pensó – llevaba mucho tiempo trabajando sin parar, pero la verdad es que se había convertido en una adición que lejos de incomodarle, le proporcionaba un inmenso placer.

Rondaba estos pensamientos, cuando decidió ir al office a prepararse un café – la noche sería larga, y había que estar despierto, pensó – . Al incorporarse, notó un fuerte dolor en el brazo izquierdo, lo que motivó que se incorporara con sumo cuidado, pues no era la primera vez, y sabía lo que había que hacer para mitigar este molesto dolor. Tendría que ir al médico – se repitió como tantas otras veces -, pero – pensó -, a ver de dónde saco el tiempo…

Al regresar con el café humeante a su despacho, sentado en su escritorio se encontraba el Angel de la Muerte, quien lo observaba con una mirada inexpresiva, pero terrorífica.

Continuar leyendo en LegalToday.com

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: