Sobre todo la sagacidad del orador está en saber qué es lo que hace mella en el ánimo del juez y qué es lo que no le sienta bien, lo que conocerá muchas veces por el semblante, por las señas o por algunas palabras. Quintiliano

Las razones consiguen que los jueces conozcan que la justicia está de nuestra parte; los afectos, que nos la quieran hacer. Cuando quieren hacerla ya se persuaden que hay razón para ello. Quintiliano (De los Afectos)

Informe o alegato, cuando llegue: – Si el abogado se ve respaldado por los hechos, deberá apoyarse en los hechos. – Si se ve respaldado por el derecho, se apoyará en el derecho. – Y si no le respaldan ni los hechos no el derecho, deberá apoyarse …en la mesa! (Desconocido)

Deseable es que el abogado capte el mensaje de la mirada del juez para acelerar, pausar o advertir del interés de sus últimas palabras. La experiencia muestra como el mejor jinete es el que no necesita usar espuelas ni apretar el bocado y el mejor purasangre el que lo entiende. JR Chavez

Abogado- Señoría, voy concluyendo….”Antes de la creación del Mundo….”(Saltando el juez de la silla): Juez – Abogado… ¡pasemos al diluvio! (Racine)

La insistencia en los argumentos sobre puntos sin importancia debilitará, oscurecerá o tal vez destruirá aquellos de los cuales realmente depende el fallo. Henry W. Tafft

Un informe extenso decae necesariamente; ofrece paréntesis y lagunas al interés, y lo que no se escucha, o se escucha con distracción, no puede convencer ni persuadir. Majada

Si cuando llega la fase de alegato no has sido capaz de asombrar al juez, es difícil que el alegato llegue con la necesaria intensidad. OFL

Mas nosotros entendemos la brevedad en este sentido: no en que se diga menos, sino en que no se diga más de lo que no es necesario. Quintiliano

El éxito del juicio está en una extraordinaria y casi obsesiva preparación, no dejando nada a la improvisación. Lo espontaneo debe ensayarse. Baytle y Duce

La atención en sala es la armadura protectora del abogado. Sin cota de malla estará indefenso ante los dardos de la imprevisión del juicio. OFL

No hay razonamiento que, aunque sea bueno, siendo largo lo parezca. Cervantes

El abogado en juicio actúa como mensajero de cierta información; si el mensajero es malo, el mensaje, aunque sea bueno, no llegará. Baytle y Duce

Los abogados hemos de evitar la prolijidad de argumentos en juicio, de ahí el dicho “a más argumentos, menos argumentos” No falla. (Desconocido)

El lenguaje del juicio es el lenguaje de la prueba; probar y luego saber transmitir oralmente su valor al juez es esencial en juicio. (Desconocido)

La brevedad, manjar predilecto de los jueces. Mirabeau

Brevedad en el informe oral no es una cuestión de tiempo de exposición, es simplemente ser conciso. La duración vendrá por añadidura. OFL

Un buen alegato debe ser claro, breve, conciso, estructurado, adaptable a las circunstancias, y limitado a hechos, prueba y derecho aplicable. OFL

Consejo para dirigirse a jueces, secretarios y oficiales: El que pide con timidez, incita a negar. Schopenhauer

El secreto del informe oral es q tenga un buen principio y un buen final, y q los dos estén lo más cerca el uno del otro. (Desconocido)

Si no has asombrado al juez antes del informe, difícilmente lo harás cuando expongas tu alegato. Perez Llorca

Antes de empezar a hablar, procura que tu rostro pueda leerse lo que vas a decir. Marco Aurelio

Un alegato con sustancia jurídica pero sin forma desdibuja el mensaje perdiendo éste su vigor; y al contrario. OFL

El juicio oral es vertiginoso y no reserva piedad para los abogados que no sepan exactamente lo que hacer en el momento oportuno. Baytle y Duce

El orador se prepara a conciencia, domina las técnicas de comunicación verbal y analógica, estructura su discurso, y siempre pone ¡ENTUSIASMO! OFL

Hay dos tipos de oradores, los que están nerviosos y los que son mentirosos. Mark Twain

Comenzar con un buen exordio marcará gran parte del éxito del informe oral, pues ganar el interés y atención de la sala, ya es un éxito. OFL

Decir cuánto es necesario y cuanto es suficiente. Quintiliano (transmitir lo que queremos sin aburrir)

El abogado, con su comunicación no verbal debe transmitir modestia alejada de toda arrogancia combinada con autoridad y dominio de la materia. Gella

Cuando prepares el informe oral, medita su extensión, y busca la sencillez, concisión y brevedad. Ganarás en atención e interés del juez.

Por regla general, se requieren dos o tres semanas para preparar un buen  discurso improvisado. Mark Twain

Óptimo es el abogado de quien el juez, terminada la discusión, no recuerda ni los gestos, ni la cara, ni el nombre; pero recuerda exactamente los argumentos que, salidos de aquella toga sin nombre, harán triunfar la causa del cliente. Calamandrei

La justicia no sabe qué hacer con aquellos abogados que acuden a los Tribunales, no para aclarar a los jueces las razones del cliente, sino para mostrarse y poner de manifiesto sus propias cualidades oratorias. El defensor debe tratar únicamente de proyectar sus dotes de claridad sobre los hechos y sobre los argumentos de la causa, y de mantener en la sombra la propia persona, a la manera de esos modernísimos mecanismos de iluminación, llamados difusores, que escondiendo la fuente luminosa, hacen aparecer las cosas como transparentes por su agradable fosforescencia interna. Al contrario de las lámparas de luz directa, prepotentes y descaradas: que deslumbran a quien las mira y alrededor sobre los objetos, no se ve más que oscuridad. Calamandrei

El abogado que habla tiene la sensación casi acústica de los momentos en que su palabra llega a convencer al juez, y de aquellos en que lo deja en duda y hasta le molesta. Es como un fenómeno de resonancia: a veces se siente que los argumentos que salen de la boca del abogado están al unísono con la disposición del juez y le hacen vibrar; otras, su voz resuena falsa y sin eco, como aislada en el vacío. Y cuando más fuerza el abogado el tono, tratando de superar lo molesto de este aislamiento, tanto más se le hace imposible ponerse a tono con quien lo escucha. Calamandrei

La burla más maligna que un juez puede hacer a un abogado, es dejarle hablar sin interrumpirle cuando se da cuenta de que dice cosas inútiles o perjudiciales a la defensa que sostiene. Calamandrei

Se dice que los abogados no aman a los jueces todo lo que éstos se merecen. Y, sin embargo, yo conozco ciertos defensores que, para mejor persuadir a los jueces, con la dulzura de su acento, con la armonía del gesto y con la graduación de sus sonrisas, aprenden de memoria sus discursos y los ensayan delante del espejo. ¿Qué enamorado llegaría a tal paroxismo de sumisión, hasta preparar de esta manera las frases irresistibles que habrá de susurrar a su amada? Calamandrei

Preguntó un joven abogado, que tenía el celo del neófito: – He defendido tres pleitos: en dos de los cuales estaba convencido de tener razón, he trabajado muchas semanas para preparar largos escritos, todos llenos de admirable doctrina; en el tercero, en que me parecía no tenerla, me he limitado a echar fuera cuatro líneas para preparar una prueba testifical; los dos primeros los he perdido; el tercero lo he ganado. Calamandrei

Aquel que conoce el poder de la palabra presta mucha atención a su conversación. Vigila las reacciones causadas por sus palabras, pues sabe que ellas “no retornarán al mismo punto sin haber causado su efecto. Florence Scovel Shinn

Es contrario a las buenas costumbres hacer callar a un necio, pero es una crueldad dejarlo seguir hablando. Benjamín Franklin

Es un hombre elocuente el que puede tratar los temas de carácter humilde con delicadeza; las cosas grandes, de manera impresionante, y las cosas moderadas, con templanza. Cicerón

El que sabe pensar pero no sabe expresar lo que piensa está al mismo nivel del que no sabe pensar. Pericles

Si quieres que hable durante una hora estoy listo hoy. Si quieres que hable durante unos minutos necesitaré unas semanas para prepararme. Mark Twain

Mi trabajo es hablar, el vuestro escuchar. Si acabáis antes avisadme, por favor. Harry Herschfield

Siempre hay tres discursos por cada discurso que das: el que practicaste, el que diste y el que te hubiese gustado dar. Dale Carnegie

Normalmente me lleva más de tres semanas preparar un buen discurso improvisado. Mark Twain

Todo gran orador fue un mal orador en sus inicios. Ralph Waldo Emerson

Nadie se ha quejado nunca de que un discurso sea demasiado corto. Ira Hayes

El cerebro humano empieza a funcionar cuando naces y no se detiene hasta que sales a hablar en público. George Jessel

La palabra exacta puede ser efectiva pero no existe ninguna palabra tan efectiva como la acertada pausa. Mark Twain

Piensa como un hombre sabio pero comunícate con el lenguaje de la gente. William Butler Yeats

 La simplicidad es la mayor de las sofisticaciones. Leonardo da Vinci

Si necesitas muchas palabras para expresar lo que tienes en mente, piénsalo más. Dennis Roth

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies