El denominado “mobbing inmobiliario” puede definirse como la práctica seguida por parte del propietario de un inmueble arrendado frente al arrendatario consistente en determinadas conductas de presión y acoso realizadas con el fin de que lo abandone, bien de forma unilateral o a resultas de un desahucio.

Ver artículo completo en PDF.