habilidades Archive

standard

¿En qué consiste la autoridad del abogado en sala?

abogado-en-sala

Entre las diversas acepciones del término autoridad, el diccionario de la Real Academia de la Lengua recoge la siguiente: modo de hacer una cosa o de comportarse que manifiesta una gran seguridad o confianza en quien lo realiza. Esta acepción será la que hoy tomaremos prestada para abordar una de las cualidades esenciales que todo letrado debe alcanzar para convertirse en un buen abogado litigante.

La autoridad en sala se encuentra íntimamente relacionada con la habilidad que debe manifestar el abogado a fin de transmitir seguridad al conducirse durante todas las fases de la vista; solvencia, demostrando su conocimiento sin fisuras de los hechos y el derecho aplicable; experiencia, manejándose con fluidez ante cualquier incidencia o imprevisto; y personalidad emitiendo un halo de confianza capaz de influir activamente en los distintos actores que intervienen en sala.

Disponer y disfrutar de autoridad es un valor que se proyecta al exterior y que constituye la percepción de cuantos interactúan con el abogado durante el juicio, percepción que tendrá siempre un sentido favorable. Así, un abogado que transmita autoridad, no solo recibirá mayor atención del juez durante sus intervenciones en el interrogatorio y trámite de conclusiones, sino que mantendrá el control de los testigos y peritos durante el desarrollo de la prueba, evitando de esta forma conductas y actitudes que puedan interferir su desarrollo, como el caso de respuestas ambiguas, desabridas, irrespetuosas, provocadoras, tan habituales en muchos interrogatorios. 

Continuar leyendo en LegalToday.com
standard

  El quirófano, la sala de vistas y el buen abogado

muneco-dos-sillas

 

Imaginad por un momento un quirófano en el que el cirujano se dispone a comenzar con la intervención. A continuación, pensar en una sala de vistas en la que un abogado se dispone a iniciar el interrogatorio al primer testigo.

¿Qué tienen en común estos dos escenarios?

Pues dos profesionales a punto de desplegar sus respectivas habilidades técnicas en su ámbito de trabajo.

Regresamos al quirófano y nos centraremos en las acciones desarrolladas antes de la intervención del cirujano. Podremos comprobar cómo se esteriliza la habitación, la ropa, los instrumentos; cómo se administra la anestesia al paciente; como se coloca la historia de éste al alcance del médico; cómo se sitúan los instrumentos y se regula la intensidad de la luz…

Continuar leyendo en LegalToday.com
standard

Todo abogado que conozco es superior a mí en algún sentido. En ese sentido, aprendo de él

IMG_20160104_122200699

El título de este post no es más que la famosa frase de Emerson “Todo hombre que conozco es superior a mí en algún sentido. En ese sentido, aprendo de él”, frase a la que hemos cambiado la palabra “hombre” por “abogado”, pues de esta forma nos servirá plenamente a los fines de este post.

Y como ya podéis aventurar, hoy, precisamente al comienzo del nuevo año nos gustaría destacar una de las virtudes que inexorablemente debe presidir la conducta de todo abogado: la humildad, entendida como conocimiento de las propias limitaciones y debilidades y en obrar de acuerdo con este conocimiento.

Continuar leyendo en LegalToday.com
standard

El abogado y el cambio: cómo enfrentarse a la transformación de nuestros despachos

european-day-of-languages-logo[1]

Cuando me senté frente a la pantalla decidido a escribir el primer post de la temporada para legaltoday, me surgieron diversas temáticas de lo más variadas. Finalmente, tras sopesarlo concienzudamente, y teniendo en cuenta la situación de transformación continua en las que se halla nuestra profesión, he optado por empezar escribiendo sobre la capacidad de los abogados para gestionar el cambio, habilidad de la que hoy más que nunca debemos disponer.Continuar
leyendo
en
LegalToday.com

standard

Abogado organizado vale por dos.

Óscar León: Presentación de Mi Blog

Hace unos días estuve repasando los post publicados en el blog durante los últimos años con el fin de reorganizar los contenidos.Durante este proceso hubo algo que llamo mi atención en relación con el asunto, siempre presente, de las habilidades de los abogados. Ese algo, que aparecía como denominador común en la mayoría de los temas tratados, no era otro que el asunto de la organización, y más concretamente, la habilidad inexcusable de todo abogado de ser organizado.

Ciertamente, tanto si los posts abordaban expresamente temas de organización como sobre otros aspectos aparentemente ajenos a ella, lo cierto es que – y está fue mi reflexión – toda la actividad vinculada al ejercicio de la abogacía requiere del factor organizacional.

Esta conclusión, que puede resultar muy elemental, debe hacernos reflexionar sobre el papel qué juega la organización en nuestra actividad y muy especialmente como habilidad personal del profesional, sin olvidar lo difícil que es mantener una estabilidad y disciplina en una conducta verdaderamente organizada.

En cuanto al primer punto, ser organizado va a afectar directamente a áreas como la gestión del tiempo, la adecuada planificación, la organización de archivos, todos los aspectos relativos a la preparación de actos judiciales (audiencias, juicios, declaraciones, etc…), las finanzas, y, cómo no, a nuestra productividad, pues si entre los frutos de ser organizado destaca alguno, este es la mayor eficacia y productividad de nuestra actuación. Efectivamente, ¿Podemos imaginar a un abogado que no sepa gestionar y organizar su tiempo? ¿Y a un abogado que no planifique sus visitas, reuniones o, en general, agenda diaria de trabajo? ¿Existirá algún abogado que no repase puntualmente las providencias y resoluciones que acaban diariamente en su mesa? ¿Cómo podrá trabajar un abogado que no sigue ningún criterio de organización para preparar los juicios? ¿Y qué decir de los presupuestos y minutas? ¡Pobre abogado el que se relaje en la minutación y cobro de sus honorarios! Sinceramente, creo que a través de estas preguntas, y sin necesidad de mostrar respuesta alguna, queda clarificada la importancia de la organización en nuestra vida profesional.

Pero quizás, más interesante, si cabe, es el hecho cierto que a veces por circunstancias muy diversas (problemas personales, complejidad de algún asunto que estamos llevando, falta de adopción de medidas organizativas, o incluso una fase de desánimo puntual) nuestra conducta de organización se relaja y vemos como poco a poco, sin prisa pero sin pausa, todo se empieza a complicar convirtiéndonos en víctimas de nuestra propia falta de atención.

Es precisamente en este punto, que he experimentado en más de una ocasión, es donde hay que parar, templar y centrar nuestra atención, sea el estado en el que nos encontremos, con el fin de reflexionar y poner coto inmediatamente a la falta de concentración, creatividad y productividad que se produce en estos momentos.

Por tanto, el abogado no puede permitir dejarse llevar por el caos al que conduce la desorganización, de consecuencias a veces fatales para nuestra profesión; el abogado tiene que superarse, sean las circunstancias que sean, y arbitrar las medidas necesarias para que la organización se mantenga. No hay que complicarse mucho la vida, bastará con delegar, organizar nuestra mesa, repasar algunos documentos, contestar el correo, revisar la agenda o incluso cambiar el mobiliario de sitio; de lo que se trata en estos casos es recuperar la ilusión y la energía sabiendo que todo está de nuevo bajo nuestro control…

No hay otra opción, el abogado tiene que ser organizado. En la medida en que vaya perdiendo esa cualidad o no acceda a la misma, será menos abogado. Es más, pienso que, aunque podamos considerarnos algo desorganizados, poco disciplinados y escasamente autoexigentes en otros aspectos de la vida, el abogado debe hacer todo lo posible por autoformarse en competencias y habilidades relacionadas con la organización. De hacerlo, conseguiremos ser más imaginativos, productivos, centrados en lo importante, dispondremos de más tiempo para nosotros y nuestra familia, podremos asumir nuevas responsabilidades y retos, y, con total seguridad, nos sentiremos más felices y satisfechos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies