hoja de encargo Archive

standard

La hoja de encargo en un abrir y cerrar de ojos (Incluye formulario)

documento

Hoy dedicamos nuestro post a conocer las estipulaciones esenciales de toda hoja de encargo profesional. Para ello, resumiremos brevemente el contenido de las estipulaciones más importantes, información ésta que podéis cotejar con la hoja de encargo que acompañamos a modo de formulario.

Lógicamente, y dada la libertad de forma (y de uso, si bien es muy recomendable), el formulario que acompañamos es una opción de muchas que pueden utilizarse para regular la relación profesional, por lo que podrá ser enriquecida o limitada a criterio del abogado que desee emplearla.
Dicho esto, procedemos a exponer algunas de las estipulaciones más importantes: 

Identificación del abogado: Con ello damos cumplimiento a la obligación establecida en el artículo 12.1 del CDAE que establece que el abogado identificarse ante la persona a la que asesora y defiende.

Identificación del cliente: Igualmente, con ello damos cumplimiento a lo dispuesto en el artículo 13.3 del CDAE que obliga al abogado a comprobar la identidad y facultades de quien efectúe el encargo.

Número del expediente del despacho: Muy útil para su archivo y referenciado.

Objeto del encargo: Este apartado estará formado por dos subapartados.

Uno primero, dedicado a los antecedentes del encargo, que recogerá un breve resumen de la información suministrada por el cliente, indispensable para el desarrollo de nuestro servicio. El segundo apartado, denominado Intervención Profesional, se centra en la actividad profesional que el despacho debe realizar para cumplir con el encargo. Nos encontraríamos ante el enfoque técnico del asunto en el que el abogado expondrá al cliente la línea de acción que pretende seguir para alcanzar el éxito de la acción…

Continuar leyendo en LegalToday.com
standard

Pleito comenzado y transacción alcanzada: ¿cómo minutamos el acuerdo?

abogado-euro

Uno de los escenarios que más dificultades generan al abogado a la hora de minutar es el relativo a la transacción alcanzada cuando el procedimiento judicial ya se encuentra iniciado. Esta dificultad tiene su raíz en la costumbre de no contemplar dicha opción en el presupuesto de honorarios de la hoja de encargo suscrito con el cliente (de no firmarse hoja de encargo, la complicación es aun mayor).

Este riesgo que asumimos al omitir el tratamiento retributivo de una eventual transacción reside en que cliente y abogado, a la hora de alcanzar un acuerdo, no sabrán qué criterio adoptar, dirigiéndose todas las miradas al importe presupuestado para la defensa del caso y las provisiones de fondos ya percibidas, que, de seguro, se contemplarán de forma distinta por el cliente y por el abogado; el primero, pedirá una liquidación del mismo al considerar que ha pagado de más y, el segundo, se verá perjudicado por lo percibido a la vista de los beneficios derivados del acuerdo alcanzado.

Continuar leyendo en LegalToday.com
standard

Las estipulaciones económicas de la hoja de encargo.

17.10.2016 Categoría: Gestión, Mi Práctica diaria Comentarios
hoja-blanco

La Hoja de Encargo es el documento por el que el abogado y el cliente materializan la relación contractual de arrendamiento de servicios y, por tanto, el documento en el que se determinan las condiciones esenciales del encargo tales como el objeto de los servicios contratados, su duración, los honorarios y forma de pago, tratamiento de dietas y suplidos, intervención de otros profesionales, etc. No obstante, a nadie escapa que una de las razones claves para la suscripción de la hoja de encargo la constituye la precisa regulación de los aspectos económicos de la relación.

Sobre esta base, hoy, haciendo abstracción del resto del contenido habitual de la hoja de encargo, vamos a destacar (con ejemplos prácticos) aquellas estipulaciones con marcado carácter económico que deben incluirse en toda hoja de encargo.

1.- Honorarios Profesionales: Este puede considerarse el apartado fundamental del presupuesto. A través del mismo, se detallan, conforme a los baremos o criterios seguidos por nuestro despacho, los honorarios profesionales en función tanto de los servicios a prestar (demanda, recurso de apelación, etc.) como de las fases en las que esta prestación se realiza (primera o segunda instancia, etc.).

HONORARIOS PROFESIONALES

 La cantidad que se solicita por esta Firma de Abogados para proceder a aceptar el asunto y asumir la dirección jurídica del mismo  es la siguiente:

 HONORARIOS JUICIO EN PRIMERA INSTANCIA.

 En cuanto a los honorarios de abogado la norma aplicable sería la establecida en la Regla Norma  __ del Baremo Orientador del Despacho partiendo de una base minutable equivalente al valor real de la cuantía del procedimiento judicial, es decir, ______.

Aplicando la escala de minutación de las Normas Orientadoras del despacho la minuta resultante sería de_________.

Total honorarios profesionales de primera instancia: __________

FORMA DE DISTRIBUCIÓN DE LOS HONORARIOS EN PRIMERA INSTANCIA.

 1.- Con el encargo del asunto  (50 %) ………………….____ más IVA

 2.- A los tres meses de la aceptación del presupuesto (25 %)………………….____ más IVA

 3.- A los seis meses de la aceptación del presupuesto ( 25 %)………………….____ más IVA

 HONORARIOS JUICIO SEGUNDA INSTANCIA.

 En cuanto a los honorarios de abogado la norma aplicable sería la establecida en la Regla Norma  __ del Baremo Orientador del despacho (50 % de la cuantía correspondiente a la primera instancia).

 En el caso de que la sentencia sea recurrida por alguna de las partes (segunda instancia en la Audiencia Provincial) el despacho percibirá como honorarios profesionales la cantidad de coincidiendo con la interposición del recurso de apelación.

Total honorarios profesionales de segunda instancia: __________

 2.-Previsión de una posible transacción: Resulta muy interesante incluir una estipulación que incluya el importe de nuestros honorarios para el supuesto de que las partes alcancen una transacción durante el procedimiento. No es de extrañar que tras la demanda y contestación, las partes puedan alcanzar un acuerdo en el que se barajen sumas de dinero. En tal caso, será preciso disponer de una estipulación que regule dicha eventualidad:

PREVISIÓN DE POSIBLE TRANSACCIÓN.

En el supuesto de que el presente procedimiento concluya en cualquiera de sus fases con una transacción por la que se de fin al mismo, el abogado retendrá para sí el importe total de los honorarios ya percibidos con anterioridad a la transacción, más una suma equivalente al X % de la suma final objeto de la transacción.

3.- Costas Judiciales: Dado que es habitual que se facture al cliente una cantidad inferior a la resultante de la aplicación de los Baremos (bien a través de bonificaciones o porque los honorarios del despacho sean inferiores al mismo) es recomendable pactar para el caso de imposición de las costas procesales al contrario, que el importe abonado por el cliente al abogado será recuperado por el cliente con cargo a la liquidación de costas, quedando el exceso de honorarios liquidados a favor del abogado.

 TRATAMIENTO DE LAS COSTAS DEL JUICIO

En el supuesto que el resultado del procedimiento sea favorable al cliente, y la parte contraria resultase condenada al pago de las costas procesales, una vez tasadas estas, ambas partes acuerdan que hecho efectivo el importe de dichas costas (correspondientes a honorarios de letrado), el cliente percibirá con cargo a las mismas el importe que hubiera satisfecho a su abogado en cumplimiento del presente contrato, recuperando por tanto el coste económico realizado en su abogado.  Es cuanto a la suma que exceda desde lo percibido por el cliente con cargo a las costas hasta el importe total tasado, dicho importe corresponderá al abogado en concepto de honorarios profesionales.

A tal efecto, el cliente autoriza al abogado tanto para que cobre directamente el importe de las costas una vez tasadas (importe que recibirá el tratamiento de fondos de cliente) como para que se haga con cargo a dichos fondos autopago de los honorarios señalados en el párrafo precedente, obligándose a entregar el importe restante al cliente.

4.- Suplidos: En nuestro presupuesto no debe faltar una regulación de los suplidos (especialmente en aquellos casos que sabemos que el desplazamiento y la pernoctación serán probables). De no hacerse constar dicha prevención, difícilmente serán satisfechos cuando se soliciten.

DIETAS Y SUPLIDOS

En caso de que fuera necesario incurrir en algún gasto o efectuar algún desplazamiento a más de 25 kilómetros de la ciudad de ____ mientras se prestan nuestros servicios, dichos gastos (transporte, estancia, gastos, etc.) deberán ser reembolsados por el cliente de acuerdo con el gasto efectuado (informando previamente para que pueda decidir si incurre en ellos o no). Sin embargo, cuando sea necesario, nuestra firma prefiere que en relación a transporte y estancia sea el propio cliente quien efectúe las reservas y proporcione los billetes.

Los gastos correspondientes a otros profesionales (procuradores, peritos, notarios, etc.) y cualquier gasto que exceda de la intervención del profesional y sea necesario para el desenvolvimiento del caso y realizado con la autorización del cliente, será con cargo a éste.

5.- Autorización para imputación de pagos:Acorde con lo dispuesto en el artículo 20.2 del CDAE, el abogado solo podrá detraer sus honorarios de las sumas de dinero del cliente que estén en su posesión cuando conste consentimiento expreso del cliente. Por ello, es fundamental disponer de una estipulación que autorice dicha detracción.

 IMPUTACIÓN DE PAGOS

 El cliente autoriza al Letrado a aplicar las cantidades que perciba en concepto de provisión de fondos, o de terceros por cuenta o en interés del cliente por cualquier concepto al pago de la minuta procedente de éste u otros encargos profesionales, o a provisión de fondos para honorarios y suplidos de éste u otros encargos profesionales, todo ello de conformidad con lo dispuesto en el artículo 20 del CDAE)

 6.- Petición de aceptación y primer pago de honorarios: El presupuesto concluye con una petición formal de que se proceda al pago de la provisión para inicial la relación contractual. A tal efecto se le indicará la suma exacta de los honorarios (IVA incluido) que debe ser satisfecha al despacho para considerarse aprobado el presupuesto y con el fin de facilitar el pago debemos indicar una cuenta corriente del despacho. Para concluir, deberá solicitarse la aceptación expresa del presupuesto mediante su firma y envío al despacho.

En consecuencia, caso de aceptarse el presupuesto, rogamos nos lo envíen debidamente firmado por fax o correo electrónico. Igualmente, para comenzar con nuestra intervención profesional, rogamos ingresen en la cuenta abajo indicada el importe de ______ (IVA incluido)  por encargo del asunto.

 Como conclusión, hemos de significar la importancia de estas estipulaciones en todas las hojas de encargo que suscribamos. En la medida en que regulemos todos los posibles supuestos económicos menos incidencias tendremos en esta área tan delicada.

 

standard

Sí, la hoja de encargo es importante, pero, ¿qué forma le doy?

hoja-blanco

Como hemos tratado en este blog con cierta reiteración, la hoja de encargo constituye un instrumento extraordinario para que el abogado siente las bases de una relación profesional estable y estructurada con el cliente. Sin embargo, conforme a nuestra normativa deontológica el empleo de la hoja de encargo no pasa de constituir una mera recomendación, muy conveniente, eso sí, pero que deja en manos del abogado la decisión final de su uso.

Por lo tanto, en esta materia rige la libertad de forma acorde con el principio que rige en nuestro ordenamiento jurídico, por lo quela hoja de encargo podrá formalizarse cabo tanto verbalmente como documentalmente.

Respecto a la primera opción,

Continuar leyendo en LegalToday.com
standard

El abogado y la provisión de fondos: 10 recomendaciones.

_0003

Algunos de los post más visitados de nuestro blog han sido los titulados ¿Qué es realmente la provisión de fondos? y ¿Por qué es importante solicitar la provisión de fondos al cliente? (http://oscarleon.es/que-es-realmente-la-provision-de-fondos/) y http://oscarleon.es/por-que-es-importante-solicitar-la-provision-de-fondos-al-cliente/ ), artículos que fueron publicados hace ya más de un año. Esta circunstancia me ha movido a escribir una nueva entrada, dedicada al mismo tema, con la intención de sintetizar los conceptos, ideas y técnicas esenciales para conocer y manejar dicha figura en la práctica de nuestros despachos. Así pues, manos a la obra y empleando el formato de decálogo, entramos en materia:

1.- Concepto: La provisión de fondos es la suma que solicita el abogado al cliente a cuenta de sus honorarios o de los gastos que vaya a realizar con carácter previo al inicio del trabajo o durante la tramitación del mismo. Por tanto, la provisión representa, en la mayoría de los casos, un escenario en el que se ha producido el encargo por el cliente y se solicita el primer anticipo para atender parte de sus honorarios o gastos y suplidos de diversa naturaleza. En otros casos, el asunto está ya iniciado, y se solicitan nuevos anticipos o incluso el reembolso de sumas ya empleadas.

2º.- Finalidad: Conforme a lo expuesto, la provisión de fondos puede tener un doble objetivo: servir para el pago de los gastos y suplidos del asunto o retribuir, con carácter de pago a cuenta o de anticipo, la prestación de servicios profesionales. Esta diferencia tiene importantes implicaciones fiscales y contables, pero sobre todo, es fundamental para valorar su importancia como medio al alcance del abogado para obtener y disponer de los medios económicos que le permitan ser parcialmente retribuido o proveído de los importes necesarios para poder acometer los gastos y suplidos del caso encomendado.

3º.- Exclusiones: La provisión de fondos a la que nos estamos refiriendo no puede confundirse con la provisión de fondos establecida en el artículo 26.2º.7º de la LEC que establece la obligación del procurador de pagar todos los gastos que se causen a su instancia, excepto los honorarios de los abogados y los correspondientes a los peritos salvo que el poderdante le haya entregado fondos necesarios para su abono.

4º.- Previsibilidad: Es muy importante que dichas cuantías, tanto la provisión por honorarios como por gastos, sean acordes con las previsiones realizadas al comienzo de la relación o a través de pactos posteriores, y siempre al amparo de la necesaria previsibilidad que debe presidir la relación entre cliente-abogado.

5º.- Transparencia: Igualmente, es recomendable que tanto en la petición de la provisión como en el recibo que se extienda tras su pago, se consigne con claridad que el importe satisfecho se refiere a uno u otro concepto (suplidos u honorarios), lo que evitará males mayores debido a falta de claridad y, sobre todo, nos permitirá la aplicación de la facultad de imputación recogida en el artículo 1772 del Código Civil.

6º.- Operatividad: Cada solicitud del abogado de dichos pagos bien para atender honorarios o para gastos constituye técnicamente una provisión de fondos.

7º.- Posibilidad de renuncia ante su impago: Conforme al artículo 17 del Código deontológico la falta de pago de la provisión autorizará a renunciar o condicionar el inicio de las tareas profesionales, o a cesar en ellas, matiz muy importante, pues el abogado, en los prolegómenos de la relación profesional, deberá proveerse de la correspondiente estipulación, vía hoja de encargo, que le faculte en tal sentido, de modo que para el caso de realizado el encargo y ante el impago del cliente de la provisión, el abogado pueda no aceptar el caso (ya que estaba condicionada dicha aceptación al pago). Igualmente, en el supuesto de falta de pago de la provisión durante el desarrollo del encargo, el abogado, previa la adopción de las medidas de protección y defensa oportunas de los intereses del cliente, puede renunciar a la continuación del asunto.

8º.- Tratamiento contable: Los fondos percibidos como provisión de fondos deberán ingresarse en cuentas separadas, en función del destino de los mismos (pago de honorarios o suplidos), garantizándose con ello la máxima transparencia. Igualmente, es conveniente la correcta llevanza de los libros de ingresos y de provisiones de fondos y suplidos exigidos por la Agencia Tributaria, pues sus órganos entenderán que toda provisión de fondos, en principio, será ingreso del abogado (honorarios). Corresponderá a éste probar lo contrario mediante la exhibición de dichos libros y la justificación del suplido mediante la correspondiente factura a nombre del cliente.

9º.- Pacto en cuanto a las provisiones: Es fundamental para evitar problemas con el pago de las provisiones de fondos que en la hoja de encargo se recoja con absoluta claridad el importe de los honorarios previstos y la forma de pago de las distintas provisiones de fondos. De esta forma se establecerán las sumas que integran cada provisión y las fechas o evento (la celebración de la audiencia previa, el juicio, etc.) y forma en la que tiene que llevarse a cabo el pago efectivo de las mismas. En este punto, mi recomendación es doble: 1º.- Es recomendable solicitar una provisión inicial elevada (una suma equivalente mínima del un 40 % ó 50 % del importe total del presupuesto) y 2º.- El devengo de los sucesivos pagos de la provisión es mejor vincularlos a fechas concretas que a eventos procesales, toda vez que el retraso en el funcionamiento de nuestra justicia así como la existencia de suspensiones pueden hacer desvanecerse en el túnel del tiempo las opciones de cobro de la provisión.

10ª.- La provisión, siempre al principio de la relación: En numerosas ocasiones no se solicita inicialmente provisión de fondos o si se hace, se hace tarde. Con el fin de exclusivo de resaltar la importancia de la solicitud de provisión al inicio de la relación profesional, vamos a destacar algunas de las ventajas de dicho proceder:

- Contratación formal de los servicios: A través de la provisión de fondos el abogado asegura la contratación del encargo profesional, ya que desde el momento en el que el cliente anticipa los fondos solicitados, aquel vendrá obligado, conforme al precepto anteriormente citado, a comenzar con las tareas profesionales contratadas.

- Garantía del pago final: Como pago anticipado de nuestros honorarios profesionales y/o suplidos, el pago de la provisión de fondos al principio de la relación constata un hecho objetivo, cual es que el cliente asume y garantiza el pago de los honorarios que resulten a la conclusión de nuestros servicios (caso de no estar documentado anteriormente el importe total pactado)

- Seguridad financiera: Con la provisión de fondos el abogado comienza la relación profesional asegurando su posición financiera, al menos desde el comienzo, ya que el trabajo a realizar inicialmente estará cubierto por los fondos recibidos.

- Evaluación del cliente: La petición de provisión de fondos supone igualmente una forma de tantear al cliente con el fin de conocer su aproximación en materia de honorarios y evaluar la conveniencia de hacerse cargo del encargo. Un cliente “difícil” en cuanto al pago de honorarios pondrá dificultades en cuanto al importe o el plazo de ingreso o incluso se negará en redondo a hacer “por ahora” el pago de la provisión.

- Captación del cliente: Una vez satisfecha la provisión de fondos, es difícil que el cliente acuda en busca de otro profesional para que lo asesore sobre el mismo asunto. De este modo, evitamos conductas habituales de clientes que tantean a los abogados inicialmente y, una vez obtenida la información deseada, desaparecen en busca de un abogado más económico.

En consecuencia, no hay lugar para la duda, al comienzo de la relación con el cliente el abogado debe solicitar y percibir la correspondiente provisión de fondos, pues de lo contrario el riesgo de que se produzcan incidencias desagradables en la relación es más probable.

Concluir señalando que los abogados hemos de dar la importancia que merece esta figura, pues ella se encuentra integrada en uno de los pilares esenciales de nuestra actividad: los honorarios o lo que es lo mismo, la justa percepción de una retribución por nuestros servicios.

standard

Las estipulaciones esenciales de la hoja de encargo del abogado

15.12.2014 Categoría: Mi Práctica diaria Comentarios
Óscar León: Presentación de Mi Blog

Hoy vamos a dedicar el post a indicar, de forma sucinta, aquellos elementos indispensables que deben constar en la hoja de encargo. Para ello, mencionaremos el tipo de estipulación y, acto seguido, realizaremos un pequeño resumen del contenido.

Identificación del abogado y del cliente: Con ello cumplimos con las obligaciones deontológicas que nos exigen identificar al abogado con el que se contratan los servicios y el cliente o la persona que realiza el encargo.

Identificación del expediente del despacho: Muy útil a efectos de búsquedas posteriores del expediente.

Objeto del encargo: Este apartado estará formado por dos subapartados. Uno primero, dedicado a los antecedentes del encargo, que recogerá un breve resumen de la información suministrada por el cliente, indispensable para el desarrollo de nuestro servicio. El segundo apartado, denominado Intervención Profesional, se centra en la actividad profesional que el despacho debe realizar para cumplir con el encargo. Nos encontraríamos ante el enfoque técnico del asunto en el que el abogado expondrá al cliente la línea de acción que pretende seguir para alcanzar el éxito de la acción

Profesionales que intervendrán en el asunto: Para evitar futuros malentendidos, es conveniente exponer al cliente que otros profesionales van a intervenir en el procedimiento o acción no judicial para la defensa del encargo (procurador, notario, perito, etc…) cuyos costes serán cuenta del cliente.

Facultad de delegación: Es sumamente práctico el recoger en la hoja de encargo una autorización por la que el cliente autorice al abogado delegar a su criterio y a otro compañero del despacho las tareas encomendadas.

Honorarios Profesionales: Este puede considerarse el apartado fundamental del presupuesto, dando cumplimiento a la obligación de previsibilidad recogida en el artículo 37 de la Carta de Derechos de los Ciudadanos ante la Justicia. A través del mismo, se detallan, conforme a los baremos o criterios seguidos por nuestro despacho, los honorarios profesionales en función tanto de los servicios a prestar (demanda, recurso de apelación, etc…) como de las fases en las que esta prestación se realiza (primera o segunda instancia, etc…).

Exclusión de otros servicios: Igualmente, es muy conveniente incluir una estipulación preventiva, a fin de evitar que el cliente considere erróneamente que la suscripción de la hoja de encargo le autoriza para servirse de los servicios del abogado ante cualquier nuevo asunto o incidencia.

Honorarios en supuestos de transacción: Resulta muy interesante incluir también una estipulación que incluya el importe de nuestros honorarios para el supuesto de que las partes alcancen una transacción durante el procedimiento, regulándose así el destino de los honorarios ya percibidos y un plus por el resultado de la transacción.

Costas Judiciales: Dado que es habitual que se facture al cliente una cantidad inferior a la resultante de la aplicación de los Baremos Colegiales (bien a través de bonificaciones o porque los honorarios del despacho sean inferiores al mismo) es recomendable pactar para el caso de imposición de las costas procesales al contrario, que el importe abonado por el cliente al abogado será recuperado por el cliente con cargo a la liquidación de costas (que emplean los Baremos Colegiales), quedando el exceso de honorarios liquidados a favor del abogado.

Suplidos: En nuestro presupuesto no debe faltar una regulación de los suplidos (especialmente en aquellos casos que sabemos que el desplazamiento y la pernoctación serán probables). De no hacerse constar dicha prevención, difícilmente serán satisfechos cuando se soliciten.

Autorización para imputación de pagos: Acorde con lo dispuesto en el artículo 20.2 del CDAE, el abogado solo podrá detraer sus honorarios de las sumas de dinero del cliente que estén en su posesión cuando conste consentimiento expreso del cliente. Por ello, es fundamental disponer de una estipulación que autorice no solo la recepción de los fondos, sino su imputación y detracción.

Confidencialidad: El abogado debe cumplir durante la relación con el cliente su compromiso deontológico de respetar el secreto profesional. Por ello, es muy recomendable recoger una estipulación en tal sentido.

Clausula de Prevención de Blanqueo y protección de datos: La hoja de encargo es la herramienta precisa en la que hemos de hacer constar el sometimiento de la relación contractual a los términos de la Ley sobre Prevención del Blanqueo de Capitales y Financiación del Terrorismo establecidas en la Ley 10/2010.

Impuestos: No está de más, para evitar malentendidos, dejar claro que los honorarios están sujetos a la aplicación de los impuestos de IVA y, en su caso, IRPF.

Petición de aceptación y primer pago de honorarios: El presupuesto concluye con una petición formal de que se proceda al pago de la provisión para inicial la relación contractual. A tal efecto se le indicará la suma exacta de los honorarios (IVA incluido) que debe ser satisfecha al despacho para considerarse aprobado el presupuesto y con el fin de facilitar el pago debemos indicar una cuenta corriente del despacho. Para concluir, deberá solicitarse la aceptación expresa del presupuesto mediante su firma y envío al despacho.

Derechos del cliente: Finalmente, last but not least habrá que tener en cuenta la normativa de protección de consumidores y usuarios en lo relativo a establecer las correlativas obligaciones del abogado pues en la mayoría de las hojas solo aparecen obligaciones del cliente, así a título de ejemplo habrá que especificar los deberes del Abogado (los deontológicos relativos al asesoramiento, deber de información, liquidación, documentos, etc…)

Probablemente existirán otras opciones para la inclusión de clausulas de interés para las partes. No obstante, considero que con el listado precedente podemos elaborar una hoja que permita que el curso de la relación y sus incidencias sea, dentro de las circunstancias, lo más fluida posible.

standard

La hoja de encargo y el abogado: todo ventajas

23.05.2014 Categoría: Nuestra profesión Sin comentarios
Óscar León: La hoja de encargo y el abogado: todo ventajas

En algunos cursos y seminarios sobre temas relacionados con los honorarios profesionales he observado que algunos abogados ponen en duda la eficacia de la denominada hoja de encargo, escepticismo que trae su causa fundamentalmente en un cierto temor a la pérdida del cliente como consecuencia de que éste se lo piense dos veces una vez que constate el precio de nuestros servicios. En estos casos, se demora la presentación de la hoja de encargo con los honorarios a una fase posterior a la realización del trabajo.

Continuar leyendo en legaltoday.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.