El abogado litigante y los beneficios de una mente precisa, equilibrada y clara

standard
Óscar León: La autoformación del abogado: una apuesta segura

Intervenir como abogado en un juicio es una experiencia verdaderamente única y que solo pueden entender aquellos que se han puesto la toga para tal menester. Y es única, puesto que no conozco, en el ámbito de mi profesión, ocasión en la que los sentidos no se encuentren más afinados y propensos a captar todo lo que ocurre durante el desarrollo del acto judicial.

Así, independientemente de la responsabilidad que tenemos de llevar a cabo nuestra defensa eficazmente, los abogados tenemos que estar pendientes de toda una gama de conductas y actitudes que se manifiestan por el juez, el letrado contrario, las partes, los testigos e incluso el público asistente en la sala. De este modo, y una vez que ha comenzado el juicio, el abogado tendrá que estar necesariamente pendiente de todas las situaciones que se viven en juicio y cuyo máximo exponente lo representa por el lenguaje verbal y no verbal de los asistentes al acto (comentarios, miradas furtivas, gestos de contrariedad, una leve sonrisa, etc.)

Continuar leyendo en LegalToday.com

2 Comments

  1. Scarlett Guido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies